Seleccionar página

Sabías que a partir del primer cuarto de nuestra vida, los hombres empiezan a tener problemas de alopecia, de tal manara que estadísticamente la mitad de la población masculina la sufre de forma moderada o severa. Una de las grandes soluciones para este problema estético es lo que nos trae hasta aquí, el trasplante capilar.

Los trasplantes de cabello ofrecen excelentes resultados estéticos, es decir, cubren aquellas zonas donde el cabello ya no crece. La alopecia es un problema estético y de la salud del cabello, muy extendido, pero al que se le hace frente de diversas formas. Hoy en nuestra sección de salud vamos a hablar de la existencia de un trasplante capilar, que responde plenamente a esta necesidad, sin los límites de esta técnica y siempre que el trasplante se realice en el momento oportuno.

¿En qué consiste el trasplante capilar y que técnicas existen?

Microinjerto Capilar: Aprendamos a conocerlo. El trasplante de pelo consiste en una cirugía real, que consiste en la remoción de bulbos genéticamente protegidos de la deshidrotestosterona – DHT, la principal causa de alopecia androgenética – de la nuca y el área temporal de la cabeza del paciente. Estos bulbos son luego injertados en la zona calva, lo que refresca los bulbos y restaura la apariencia deseada. Como explica el Dr. Conti, “es muy importante evaluar tanto la técnica utilizada para realizar la operación como el profesional que la realiza. Existen básicamente 2 técnicas: una llamada STRIP (FUSS) y otra llamada FUE.

La primera técnica (STRIP) es muy invasiva, ya que consiste en el uso de bisturís para la extirpación de una porción de piel de la que se extraerán los folículos a trasplantar. Una operación con un curso postoperatorio bastante largo y doloroso, que deja cicatrices antiestéticas y antiestéticas, explica Conti, quien luego describe la segunda técnica (FUE) ilustrando cómo se realiza el trasplante capilar en este caso folículo por folículo, utilizando una herramienta especial. Sin cicatriz visible, esta vez, y un postoperatorio rápido e indoloro. De forma que es menos invasiva la técnica FUE  que, sin embargo, siempre requiere ser practicada por un equipo de profesionales especializados en calvicie microquirúrgica.

El trasplante de pelo es un asunto serio. En resumen: el trasplante capilar no es un juego de niños, sino que debe ser realizado por especialistas en la materia, profesionales que no operen intervenciones masivas, de manera que puedan manipular los injertos para no dañar la zona donante o receptora.

¿A qué nos referimos con intervenciones masivas?

Las intervenciones tienen un número máximo de injertos por sesión que no debe exceder 4500UF. Un trasplante masivo muestran las zonas comprometidas por el fuerte impacto que deja la intervención de este tipo, por ello es recomendable acudir a un especialista que optará por varias sesiones en lugar de acortar con una sesión masiva. Por no mencionar, finalmente, que el trasplante no es para todos, porque en algunos casos la ausencia de un tratamiento adecuado puede comprometer el resultado final, o porque a veces las áreas afectadas por la calvicie son demasiado grandes y las áreas donantes demasiado pobres en folículos para ser tomadas.

¿Es la intervención dolorosa?

Durante la operación el paciente está consciente pero no siente dolor en absoluto, la parte más molesta es a la hora de poner la anestesia. Sin embargo según se alargue la intervención puede requerirse ampliar esa anestesia.

7 consejos antes de realizar el trasplante Capilar:

  1. Aprender a distinguir entre verdaderos profesionales – Los verdaderos profesionales son cirujanos especializados en cirugía de la calvicie que han dedicado años de su carrera profesional a esta cirugía, participan en conferencias dedicadas a la cirugía de la calvicie y talleres para actualizar nuevas terapias. Los poco profesionales son todos aquellos que prometen falsas expectativas. Ante todo no acuda a las manos equivocadas, por eso recomiendamos estar seguro de la profesionalidad de los médicos que eligen.
  2. No a todos los pacientes se les permite someterse a injertos autólogos – Dependiendo del grado de adelgazamiento o calvicie, se debe elejir intervenir quirúrgicamente sólo cuando el resultado final no está comprometido: De hecho, hay terapias de apoyo que en algunos casos pueden evitar la intervención. Obviamente nos referimos a adelgazamientos recuperables con terapias galénicas o PRP (plasma rico en plaquetas). La mesoterapia y algunos suplementos están destinados a aumentar el componente vascular, reducir el exceso de dihidrotestosterona, proporcionar más nutrientes al bulbo piloso. La cirugía sólo es necesaria cuando todas estas alternativas son ineficaces.
  3. El trasplante capilar es una verdadera operación quirúrgica. El autotrasplante es una operación que requiere la participación de varias figuras especializadas y, por lo tanto, de un equipo de profesionales que, junto con el cirujano, garantizan el éxito de la operación y la seguridad del propio paciente. Es necesaria la presencia de un anestesista y al menos cuatro enfermeras profesionales especializadas en cirugía de la calvicie, responsables de la separación y preservación de las unidades foliculares.
  4. Existen dos técnicas para el trasplante de cabello – ambas son válidas dependiendo del caso y de las expectativas del paciente. La primera es la técnica de STRIP o FUT, que consiste en la escisión de un diamante extraído quirúrgicamente de la nuca y que contiene hasta 4.000 unidades foliculares, dependiendo de la densidad por centímetro cuadrado y la longitud. La segunda técnica es la FUE, que consiste en la extracción de las unidades foliculares individuales sin necesidad de cortar la nuca. Con la primera técnica, muchas unidades foliculares son recuperadas e implantadas en una sola sesión, en la segunda las unidades foliculares que se pueden tomar son mucho más pequeñas, la elección de una u otra queda a discreción del cirujano.
  5. Normalmente una sesión es suficiente para refrescar significativamente las áreas que lo necesitan. Pero hay que tener en cuenta que si la densidad por centímetro cuadrado del área donante no garantiza un número tan alto de unidades foliculares, tenemos que reinterpretar y pueden ser necesarias varias sesiones.
  6. Precio – Los costes varían poco para las dos técnicas, el STRIP/FUT está entre 3.000 y 6.500 euros. En cuanto a la técnica FUE estamos entre 4.000 y 6.000 dependiendo de las unidades foliculares.
  7. El trasplante capilar es una operación que reduce las zonas glabrosas o adelgazadas, pero por sí sola no detiene y cura la caída del cabello. Al elegir un cirujano, confíe su cabeza a manos expertas que le seguirán incluso después de la operación. Como en cualquier operación, sólo confíe en los más profesionales.