Seleccionar página

EL LADO BICY El proyecto SantiagoGoToRome, que acaba de ser lanzado por la Asociación Movimiento Slow, tiene como objetivo potenciar un camino histórico y poco conocido. Hoy en día definitivamente contrarrestar. Para recorrer a pie y en bicicleta.

No hay una sola manera de hacer el camino de Santiago. La joven caminante Sara Pezzuto, miembro del Movimiento Slow, está a punto de partir hoy de Mucia, sobre el Océano Atlántico, para llegar a Santiago de Compostela y cruzar el Camino Francés hacia los Pirineos. Lleva una pequeña carga de 3.000 pegatinas rojas y blancas, con una flecha que indica la dirección del sitio SantiagoGoToRome. Sara tiene la delicada tarea de marcar el Camino de Santiago al revés, hacia el este, idealmente y no sólo, conectándolo con la Via Francigena italiana.

Alberto Conte, creador del proyecto (cofundador de la Asociación Slow Movement y del touroperador Slow Ways) explica que este curioso trekking contra-romano “tiene como objetivo promover las rutas italianas entre el público en general del Camino de Santiago”. Pocos saben que “la Vía Francigena que descendía de Canterbury a Roma, tenía un ramal secundario que conectaba Roma con Santiago, a unos 3000 km, que pasaba por Vercelli, Turín y el Valle de Susa, devaluando los Alpes a 1800 metros, un paso más fácil que el de San Bernardo que conducía al norte. Desde Arles, Montpellier y Toulouse llegamos a los Pirineos y a la colina de Somport, por donde entramos en el Camino Aragonés, luego en el Camino Francés”.

Otro modo de hacer el camino de Santiago, ir a Roma

La parte francesa de esta ruta, gestionada por el equivalente de la Cai, la Federación Francesa de la Rendonnée Pédestre, está bien equipada y señalizada. No es la parte española donde el flujo de excursiones es unidireccional, dirigido a Santiago. Según Alberto Conte, “el camino es único y queremos proponérselo como tal”. Sara Pezzuto tendrá la tarea de poner los marcadores del lado español, Alberto la de marcar, este verano, en bicicleta, la ruta de Colle di Somport a Montgenèvre para reafirmar el concepto de “contracorriente”.

Para apoyar el proyecto SantiagoGoToRome, se preparará una aplicación que podrá descargarse gratuitamente en las versiones iOS y Android y que se integrará con la aplicación oficial de Via Francigena. El apoyo financiero necesario se recogerá a través de una operación de crowdfunding ya lanzada en la plataforma Ulule. Los primeros 2.000 euros pagarán los gastos de viaje de Sara y las pegatinas; los segundos 3.000 euros se utilizarán para terminar el App SantiaGoToRome en italiano, con la ruta a pie; los siguientes 3.000 euros se utilizarán para traducir el App al inglés, español y francés, y para publicar el itinerario en bicicleta hasta la frontera española. Si crees en caminar y en la idea de viajar a contracorriente, este es el momento de pensar en ello.