Seleccionar página

Maquillaje, peinado, posición, atuendo, luz y sonrisa… ¡descubre cómo conseguir estar perfecta en tus fotografías!
Ser fotogénico es una gran fortuna, pero hay trucos que pueden ayudar incluso a aquellos que no lo son! Como en todas las cosas, lo que hace la diferencia es la preparación. ¿Sabes que hoy vas a hacerte fotografías? Sigue nuestros 6 consejos para sacar el máximo partido a tu foto.

El maquillaje

Si sabes que tienes que tomar fotos ese día, hazlo más intenso y contrastado. Aclarar bien la tez, trabajando bien en la zona de los ojos para eliminar las ojeras; rellenar las cejas; intensificar la parte superior de los ojos con un lápiz sombreado y abundante rímel; elegir un bonito lápiz labial, no necesariamente de un color brillante, pero que está presente. El secreto radica en contrastar la piel, con los ojos y la boca, para obtener un aspecto joven y luminoso del rostro.

Cabello

Suena trivial, pero a menudo el cabello se descuida en las fotos. Antes de tomar fotos, comprueba que esté en orden, dale un buen cepillado sobre todo si tienes un cabello largo, y da buena forma si es corto. Y ante todo. ¡volumen o liso! pero no las dos cosas. Un peinado fresco y bien cuidado es tan importante como el maquillaje de la foto, ¡y el cabello descuidado llama inmediatamente la atención!

La ubicación

Ya sea que se trate de un retrato, un fotografía de estilo americano (desde la cadera) o de figura completa, siempre recuerda girar ligeramente hacia un lado y no mirar a la cámara por completo. ¿Alguna vez has notado que las estrellas siempre tienen 3 cuartos de sus fotos con sus manos descansando sobre su costado y sus piernas hacia adelante? La razón está ahí: ¡gracias a esta posición, la figura y el rostro se perciben más delgados! Obviamente elige tu mejor perfil.

El uso de los colores en la ropa

Ten cuidado con las impresiones ópticas y los patrones muy pequeños, pueden ser molestos para los ojos. Los colores oscuros hacen delgados, pero el negro es una elección preconcebida y podría “abofetear” un poco en la cara. Opta por un azul medianoche, un burdeos muy oscuro, un gris antracita por nombrar algunos. Si son oscuros y opacos, los colores tienen el mismo efecto adelgazante que el negro, pero son más suaves en la imagen y con el rostro.

Luz

La luz natural es más importante que el maquillaje. Si la luz no es bella, difícilmente saldrás bien en la foto, incluso si estás maquillada y vestida muy bien. La luz de la mañana es más clara y fresca, la luz del mediodía y de la tarde es cálida y suave, la puesta del sol se dice que es ideal para las fotos, pues es completamente envolvente.

Dependiendo del objetivo que tengas en mente, intenta programar tus fotos con luz natural y a una hora específica del día basada en la luz, la cual crees que es más correcta para el tipo de foto que quieres obtener. Y recuerda que la mejor luz es la que cae perpendicularmente sobre tu figura y tu cara, porque la luz de arriba o de los lados proyecta sombras que pueden distorsionar o envejecer la cara. Por eso que siempre ilumine de forma directa tu rostro y figura.

La sonrisa

Si sonríes demasiado puedes ser “falso” y con una expresión forzada. ¡Recuerda la monalisa!  Insinúa tu sonrisa, con una sonrisa natural y trata de sonreír con todo su cuerpo, no sólo con su boca! Cuando sonríes trata de sentirte atractivo…piénsalo y lo mostrarás así al mundo!